ANGICON

ANTIHIPERTENSIVO

COMPOSICIÓN
Comprimidos 2 mg: Cada comprimido contiene: Doxazosina (como Mesilato) 2.0 mg. Excipientes c.s. Comprimidos 4 mg: Cada comprimido contiene: Doxazosina (como Mesilato) 4.0 mg. Excipientes c.s.

ACCIÓN TERAPÉUTICA
Antihipertensivo.

INDICACIONES
Tratamiento de la hipertensión y de la hiperplasia prostática benigna.

POSOLOGÍA
Antihipertensivo: Se recomienda iniciar la terapia con 1 mg administrado 1 vez al día durante 1 a 2 semanas; luego puede aumentarse a 2 mg 1 vez al día por un período adicional de 1 ó 2 semanas. Los aumentos de dosis pueden ser de 2, 4, 8 y 16 mg 1 vez al día, si es necesario y tolerado. Se recomienda administrar la primera dosis y los aumentos de dosis al acostarse. Rango dosis: 1-16 mg diarios. La dosis habitual es de 2-4 mg 1 vez al día. Hiperplasia prostática benigna: La dosis inicial es de 1 mg administrado 1 vez al día. Dependiendo de la urodinamia y de los síntomas que presente el paciente, la dosis puede aumentar a 2 y a 4 mg, hasta una dosis máxima recomendada de 8 mg. El intervalo recomendado de dosificación es de 1 a 2 semanas. La dosis habitual recomendada es de 2 a 4 mg diarios. Niños: No hay experiencia del uso de doxazosina en niños.
Modo de Empleo: Doxazosina se administra por vía oral, en comprimidos de  2 y 4 mg.

PRESENTACIONES
Comprimidos 2 mg: Envase conteniendo 30 comprimidos.
Comprimidos 4 mg: Envase conteniendo 30 comprimidos.

IMPORTANTE: Usted ha ingresado a información referida a productos farmacéuticos autorizados para venta bajo receta médica. De acuerdo con la legislación chilena, la promoción y publicidad de estos productos se encuentra restringida a los profesionales que los prescriben y dispensan. La información contenida en la presente página es información especializada técnica y científica, y está destinada exclusivamente a ser utilizada por profesionales de la salud capacitados para su debida interpretación. Laboratorios Megalabs Chile S.A. no se hace responsable por las consecuencias que la información aquí publicada pueda generar en el visitante no profesional de la salud o, a través de éste, de terceras personas. Las consecuencias de utilizar esta información sin consultar a un profesional suponen graves riesgos para la vida y la salud.