PROZONE GEL

PROTECTOR SOLAR

DESCRIPCIÓN
PROZONE Gel es un protector solar de amplio espectro, con protección UVB FPS 30.

COMPOSICIÓN
Agua desionizada, octinoxato, octisalato, homosalato, oxibenzona, alcohol desnaturalizado, melanina en microesponjas, glicerina, estearato de sorbitán, avobenzona, polisorbato 60, phenoxietanol, butilparabeno, etilparabeno, propilparabeno, metilparabeno, trietanolamina, carbomer, polisorbato 20.

ACCIÓN TERAPÉUTICA
Fotoprotector. Único con sistema de melanina en microesponjas similar a la protección natural de la piel que permite una duración de 8 a 12 horas en condiciones normales.
Menos probabilidad de irritación que con los fotoprotectores comunes. Excelente cosmética, no graso. Puede ser usado en todo tipo de piel. Resistente al agua por 60 minutos. Uso Diario. No deja efecto mimo (cara blanca).

MODO DE USO
Aplique PROZONE Gel en las zonas de la piel que vayan a quedar expuestas directa o indirectamente al sol. Para máxima efectividad, aplicar generosamente sobre la piel seca, 30 minutos antes de la exposición solar. Reaplicar cada 2 horas o tan frecuente como sea necesario, especialmente después de una excesiva transpiración, contacto con agua, secarse con una toalla o una prolongada exposición solar. Ayuda a prevenir las quemaduras solares. Este producto no ofrece ninguna protección contra la insolación.

PRESENTACIÓN
PROZONE Gel se presenta en un envase conteniendo 125 g.

IMPORTANTE: Usted ha ingresado a información referida a productos farmacéuticos autorizados para venta bajo receta médica. De acuerdo con la legislación chilena, la promoción y publicidad de estos productos se encuentra restringida a los profesionales que los prescriben y dispensan. La información contenida en la presente página es información especializada técnica y científica, y está destinada exclusivamente a ser utilizada por profesionales de la salud capacitados para su debida interpretación. Laboratorios Megalabs Chile S.A. no se hace responsable por las consecuencias que la información aquí publicada pueda generar en el visitante no profesional de la salud o, a través de éste, de terceras personas. Las consecuencias de utilizar esta información sin consultar a un profesional suponen graves riesgos para la vida y la salud.